sábado, 21 de julio de 2007

EL SUEÑO DE SANACIÓN TRAS LA INICIACIÓN DE NIVEL 1 DE REIKI

Desde niño he sentido la Energía y recuerdo los primeros sueños lúcidos provocados con 7 u 8 años. Jugaba con la oscuridad de mi cuarto haciendo girar los ojos hasta que sentía que salía de mi cuerpo, o me encontraba viviendo un sueño plenamente consciente. Entre 1990 y 1997, año en que recibí mi primera Iniciación en Reiki Usui Japonés, tuve una serie de Sueños que llamaba entonces "Sueños Distintos" en los que viajaba a Templos donde realizaba extrañas Danzas Solares o conectaba con Animales de Poder, visitaba playas en las que un Mar Blanco Azulado parecía Hervir y transmitir información...Todas estas viviencias me han llevado a desarrollar el trabajo con el Sueño y a integrarlo con la práctica del Reiki con objeto de reconciliarnos con nuestro Lado Oscuro, con la parte no aceptada de nosotros mismos. El Sueño es un Maestro que libera nuestra Conciencia de las limitaciones que le impone el cuerpo físico, y hemos de aprovecharlo como Vía de Autoconocimiento.

Años antes de recibir mi primera Iniciación a cargo de mi maestra, Monika Ellen, un ser excepcional dedicado en cuerpo y alma al mundo de la Energía, viajé a India y a Egipto. Estoy convencido tras mis experiencias en esos lugares que las personas que Buscan con intensidad y mente abierta van reencontrando pedazos de ellos mismos en lugares donde un tiempo habitaron y trabajaron para elevar el Nivel Vibratorio del mundo en que vivimos. La "causalidad" hizo que en mi primera noche en India, con 22 años y sólo, me quedara tirado en una carretera que cruzaba la selva a medio camino entre Delhi y Rishikesh. Aquella noche ocurrió algo: en un estado alterado de conciencia, en un puesto provisional para camioneros a cielo raso y bajo la noche estrellada recordé haber estado allí hacía mucho tiempo. Recordé el sentido por el que todo ser humano encarna en este planeta lleno de conflictos: hacer más sabio a dios, del que todos formamos parte. La Energía del conflicto que reina en este planeta es la "resistencia" que todos debemos vencer para conquistar un alma a fuerza de pacificarnos a nosotros mismos y a nuestro entorno. Comprendí que antes de iniciar cualquier camino de autoconocimiento debía estar en paz conmigo mismo y con mi entorno. Es inútil tratar de avanzar con la mochila llena de cadáveres (miedos, sentimiento de incapacidad, carencias afectivas y conflictos en el seno de la familia, amigos o entorno laboral...), pues todo resultará confuso y el caminar será lento y pesado. Algo me empujo esa noche de Agosto de 1994 a entrar en la selva unos pasos saliendo de la carretera, para construir un pequeño altar con ramas piedras y hojas a modo de agradecimiento por lo que entonces consideré un regalo. También recibí información acerca del sueño.

Años más tarde, en Egipto, en 1996, cuando el avión aterrizó en Luxor y puse un pie en el suelo me sentí en casa. Ese lugar era más íntimo a mi mismo que mi propia tierra en Galicia. Ya estaba curado de espantos porque mi vida ha estado salpicada de fenómenos poco usuales por lo que me mantuve sereno y a la espectativa. Dejé las cosas en el Hotel y visité el Templo de Karnak, un templo en el que caben gran parte de las catedrales góticas europeas dedicado al Aliento de Dios (siempre he entendido a Dios como una Energía, una tendencia rabiosa a la Vida en toda su diversidad). Al traspasar el umbral y sin saber porqué me fui directo a una zona aneja a la sala de las columnas y sentí que me derrumbaba. La realidad empezó a temblar, como a licuarse y una pared de granito rosa apareció frente a mi al tiempo que me embargaba una tristeza sin igual. Comencé a llorar amargamente sin saber porqué. Recuerdo que un grupo de turistas japoneses se rió de mi, y no me extraña pues llorando y dando tumbos debieron pensar que estaba borracho a las 12 del mediodía. Cuando dos de los guardias del templo me vieron, se acercaron a mí y me sentaron junto a una columna frotándome el chakra corazón. Yo seguía llorando por lo que me llevaron a una puerta de hierro que abrieron y tomaron de la mano a una mujer que también andaba por allí. Entramos en un pasillo lleno de restos arqueológicos que finalizaba en una pequeña charca. Me hicieron agarrarme a otra puerta de barrotes de hierro y colocaron detrás mía a la extraña mujer que parecía quemarme el pecho desde mi espalda, pero yo no dejaba de llorar amargamente. Tras un rato me sentaron en una piedra junto a la charca y me iban pasando piedras que me indicaban frotar sobre los chakras y luego tirar al agua. Así fue como me calmé. Al tranquilizarme comencé a sentir que me ardía la frente y veía persistentemente el ojo de RA sobre mi entrecejo, que me miraba como un padre semienojado pero comprensivo. Nunca olvidaré esa mirada. Entonces, mientras la mujer y los dos hombres me miraban yo me tumbé sobre una gran piedra verde y miles de figuras geométricas de colores comenzaron a entrelazarse en mi mente...y escuchaba una voz..."a la Energía le gusta la geometría...". Cuando salí del trance me quedé sin habla. Me fui con la extraña mujer al punto del Escarabajo de Karnak donde me indicó dar 9 vueltas para sellar El Despertar (así le llamó). Tuve numerosos sueños durante mi estancia allí y encontré 5 piedras realmente raras que al cogerlas en las manos me hacían temblar todo el cuerpo. En breve pondré la foto de estas piedras en el blog y contaré más experiencias del viaje. (www.reikivigo-hukay.blogspot.com).

Hoy en día cuando realizamos nuestras Iniciaciones de Reiki damos mucha Importancia al Sueño de Confirmación que viene siempre tras la Iniciación. Deben prepararnos para ello, pues en todas la culturas tras la activación del Cuerpo de Luz sobreviene ese Sueño. Si estás Iniciado seguro que ya lo has tenido, aunque quizá te pasase desapercibido. En nuestro Talleres para la Activación de los Sueños ponemos muchas veces el ejemplo de L. A. un hombre que inicié en el 2004. L.A. le tenía pavor a las mujeres, hasta el punto de no poder estar cerca de ninguna pues su cercanía le producía incluso malestar físico. Su mente en cambio deseaba una relación normal con una mujer. Nunca había estado con ninguna durante sus 40 años de vida. Tras la Iniciación, muy intensa, le instruí acerca del Sueño de Confirmación y el Sueño de Sanación que iba a recibir. Cuando a los tres días del Curso vino a la primera práctica me comentó que había tenido un sueño muy vívido pero sin importancia. Me dispuse a escucharle con atención porque las experiencias en el mundo de los sueños son tan abstractas que en casi todas las ocasiones las disfrazamos con símbolos sencillos que entretejen una historieta aparentemente banal:

"Me desperté desnudo en la habitación de un Hospital blanquísimo. Me llamó la atención que en mi habitación hubiese una piscina. Salí al pasillo para buscar a alguien que me diera ropa pues no me sentía cómodo desnudo. Me encontré con una enfermera, y me sorprendió mi actitud...en vez de huir me acerqué a ella y le pedí mi ropa. No me daba pudor...no me lo podía creer. Ella se negó a dármela y yo exigí que lo hiciera...lo cual me sorprendió...apenas puedo dirigirme a una mujer, cuanto menos exigirle algo...y además desnudo. Ella volvió a negarse pero ante mi insistencia me entregó un albornoz rojo de mujer que me puse muy agusto. Me encaminé hacia el vestíbulo para abandonar el hospital pero antes de salir reparé en una colección de vestidos de mujer que estaban allí expuestos. Sin pensarlo me acerqué y me vestí uno de ellos y salí a la calle...David (me preguntó) ¿seré homosexual?."

Para mi estaba claro, había recibido su Sueño de Sanación. En primer lugar él no estuvo en un hospital sino en un lugar donde se estaba pacificando su lado femenino, y la sensación de estarse sanando creó el escenario de un hospital, símbolo de salud y sanación. El esta desnudo, como la "Verdad", sin ropajes ni caretas, sin bloqueos ni falsas identidades que cubran su verdadera naturaleza. La piscina y el agua hace alusión a la purificación a través del agua, al renacimiento espiritual tras bañarse en el agua de la Vida. Por ello sale con fuerza y determinación al pasillo donde encuentra su "anima" o contraparte femenina en forma de enfermera (ya que la integración de esa parte lo va a sanar). L.A. quiere vestirse, cubrirse de nuevo con sus miedos a lo que su contraparte femenina se niega. Cuando él insiste ella le da un albornoz rojo de mujer, es decir le da la Energía (Rojo) de su lado femenino (albornoz de mujer) que él en el sueño convierte en esos símbolos. Al salir del hospital asume totalmente su lado femenino no integrado antes de la Iniciación vistiéndose de mujer.

Meses después y tras un acercamiento progresivo a las mujeres hoy es feliz con su pareja y practica Reiki diariamente. Atentos al Sueño de Sanación amigos. Para más información consulta la página de Hukay www.reikivigo-hukay.blogspot.com

Un abrazo a todos. HUKAY.

2 comentarios:

Killoca dijo...

Hola hukay podias informarnos mas sobre el tema del sueño de sanacion, porque, yo personalmente estoy algo perdido en el tema, y la verdad, seria maravilloso, aprender a saber en que momento podremos acceder a ese sueño, o en el caso, de que lo hemos experimentado, como podemos aprender a vivirlo de nuevo?

guadalupe dijo...

Hola Hukay, Gracias por comentar tus experiencias, me has ayudado a entender un pococ que fue loq ue me pasó en mi primer experiencia en Egipto, tardé año y medio(hasta que volví al mismo lugar en Egipto) para poder sanarme de ese llanto persistene y esa melancolía. Aun no comprendo al 100% que fue loq ue me pasó, pero al leer esto encuentro algunas respuestas. Gracias otra vez.Te abrazo con el alma.